background image
     
 
     
Biografia Dr. Gustavo Baz Padra
 

     Historias y Tradiciones

  TLALNEPANTLA PREHISTÓRICO

Tlalnepantla es un municipio que ha figurado en la historia desde tiempos prehistóricos. Lo han confirmado los restos fósiles óseos que fueron encontrados en el año 2002 entre las Av. Ayuntamiento (antes Abasolo) y Presidente Juárez, donde más de 1000 huesos de animales correspondientes a mamuts, Megaterium (especie de perezoso gigante que medía 10 metros de altura), tigre dientes de sable, bisonte, camellos, caballos, torturas, caracoles, peces, así como otros roedores prehistóricos que datan de entre 10 mil años a 40 mil años, evidenciaron que Tlalnepantla posiblemente fue un importante paso migratorio de muchas especies.


INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

   CELEBRACIÓN DE CORPUS CHRISTI

La festividad del jueves de Corpus Christi, fiesta titular de Tlalnepantla, se ha vestido de gala desde el siglo XVI, cuando los franciscanos fundaron el convento de Corpus Christi en medio de los pueblos de mexicanos de Tenayuca y otomíes de Teocalhueyacan.

Desde aquellos tiempos, se recibían más de 24 visitas de los pueblos y barrios de toda la comarca, tanto de la Sierra de Monte Alto, de Monte Bajo y la de Guadalupe, quienes a pesar de estar situados a varias leguas del convento de Tlalnepantla, no dejaban de perderse el encuentro con el "Señor de las Misericordias".

Cada pueblo iniciaba su procesión en andas de su santo patrono, acompañándolos con todo tipo de adornos frutales, espigas de trigo, coloridas flores, las tradicionales y alegóricas portadas, bandas musicales y juegos pirotécnicos. Los naturales llegaban de San Pedro Tepemajalco (Barrientos), del Barrio de San José Cuautitlán, San Rafael, Santa María Tlayacampa, San Salvador Tequesquinahuac, la Loma, San Jerónimo Tepetlacalco, San Lucas Tepetlacalco, San Martín Xochinahuac, San Marcos, Los Reyes, San Pablo Xalpa, San Juan Ixtacala, San Lucas Patoni, San Bartolo Tenayuca y Santiago Atepetlac.

Todos estos pueblos y barrios al llegar al convento de Corpus Christi se unían y se enfilaban en la entrada, para comenzar la misa solemne y dejar en resguardo hasta el próximo domingo a sus Santos Patronos, para culminar la majestuosa fiesta recibiendo a sus titulares con un gran repique de campanas, festivas romerías, y tremendas algarabías, donde el antiguo barrio de San Pablo ya estaba listo con algarabía.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

   EL PRIMER CARRETERO DE ÁMERICA

En el año de 1523, a la edad de 20 años, llegó a la Nueva España Sebastián de Aparicio Prado, quien había nacido en La Gudila, provincia de Galicia, España el 20 de enero de 1502. Se cuenta que cierto día movido por la compasión Sebastián ante el trato que los conquistadores daban a los indios "tamemes", utilizándolos como bestias de carga, concibió la idea de construir carretas a la manera de las de su tierra, con el fin de quitar el fardo de las espaldas de los naturales. Fue así que bajo la dirección de Sebastián de Aparicio, un antiguo soldado español llamado Miguel Casado, de oficio carpintero, labró la madera con la cual se construyó el primer transporte sobre rueda que se conoció en estas tierras. Luego aprovechando Sebastián su extraordinaria fuerza física, de dedicó a domar novillos para uncirlos a sus carretas.

Con lo anterior, prontamente iniciaría en el año de 1524 el camino carretero de México a Zacatecas, el cual partiría de la capital, pasando por Tacuba, para continuar por Azcapotzalco, Tlalnepantla, Barrientos, Cuautitlán, San Juan del Río, Querétaro, San Miguel el Grande y el Tropezón y en 1525 transformaría en el camino carretero de las brechas que Cortés mandara abrir entre México y Puebla y entre Puebla y Veracruz.

N dieciocho años ejerció Sebastián el oficio carretero, logrando reunir un estimable capital que le permitiría llevar a cabo constantes obras humanitarias. Tras de aquel tiempo, vendió carros y bueyes para adquirir una hacienda en Tlalnepantla y otra en Azcapotzalco. La primera la dedicó a la agricultura y la segunda a la ganadería. Esta última era la Hacienda de Careaga (o del Rosario). En ellas trabajó intensamente por espacio de veinte años, de 1551 a 1572, llegando a amasar una gran fortuna.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  EL SEÑOR DE LAS MISERICORDIAS

Aún no había transcurrido una década de haberse iniciado la sobras del Convento de Corpus Christi, cuando llegó a la capital de la Nueva España la imagen del Cristo que aquí sería llamado de Las Misericordias.

El Pbro. Don Canuto Flores, párroco titular de esta iglesia a lo largo de los años 30's, relataba que esta bella escultura, antes de venir a México, había estado en la Catedral de Burgos, de don vino junto con otras imágenes similares. La que un día iba a ser destinada al Convento de Tlalnepantla, era obsequio del Emperador Carlos V al conquistador Hernán Cortés: las otras serían enviadas por el propio monarca español a Fray Cristóbal de Paz para que éste las donara a diversos templos.

Se cree que Cortés envió la suya al Convento de San Francisco en México, de donde luego fue enviada al monasterio franciscano de Tlalnepantla; pero como éste se encontraba en plena construcción, los religiosos determinaron alojarla provisionalmente en el templo de Tenayuca.

Testimonio del Padre Canuto Flores (Q.E.P.D.)
INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  EL ACUEDUCTO Y LA CAJA DE AGUA

De los monumentos coloniales que posee Tlalnepantla, son su "Caja de Agua" y el Acueducto que permitió la conducción de agua potable a la Villa de Guadalupe. Esta es a grandes rasgos la historia.

Entre los años de 1673 y 1680, que fueron lo del poder benéfico Virrey Arzobispo de México, Fray Payo Enríquez de Rivera se hizo llegar el vital elemento a la Villa de Guadalupe por medio de una tarjea proveniente del río de ese nombre.

Esta primitiva atarjea resultó tan ineficaz y era de tan baja calidad el agua, que tiempo después hubo necesidad de sustituirla por un acueducto en forma.

Otorgado el permiso en que se concedían al Santuario dos naranjas de agua, se procedió a abrir una suscripción entre vecinos y circunvecinos, habiéndose reunido la cantidad de ochenta y dos mil ochocientos setenta pesos con lo cual se pudo llevar a efecto la edificación de un acueducto que partió de un punto localizado en la tomas existente en el cruce que hace el río con la actual Calle Cuauhtémoc de esta ciudad: la Caja de Agua.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  TESOROS PREHISPÁNICOS

Los Reyes, es uno de los 9 pueblos originarios de Tlalnepantla de Baz. Hace unos años al iniciar la construcción de las vías férreas, fueron encontrados diversos objetos prehispánicos ( los cuales se conservan en colecciones particulares por los lugareños) siendo figuras de arcilla trabajadas en diferentes técnicas, cuerpos masculinos, deidades con animales, esculturas en piedra caliza y volcánica, incensarios, entre otros, además de la creencia de que existe un Teocalli debajo de la mismísima parroquia dedicada a los "Reyes Magos de Belén", lo que ha sido evidencia para indicar que representan a la cultura mexica.

Testimonio C. Antonio Hernández (Pueblo de Los Reyes)
INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  HUESPED DISTINGUIDA: LA MARQUESA MADAME CALDERÓN DE LA BARCA

Del bellísimo libro La Vida en México, que escribiera la ilustre viajera Francisca Erskine Inglish de Calderón durante los años de su estancia en nuestro país, los siguientes párrafos haqblanb de una grata visita que realizó en Tlalnepantla:

"San Javier, 16 de Septiembre de 1840. Estuvimos felices de llegar a San Javier, en donde nos recibieron con la más cordial bienvenida… Gran parte del camino que va a Tlalnepantla, pueblo en cuyas goteras se halla San Javier, que corre a través de los restos de las ruinas de la antigua Tenochtitlán.

El paisaje en estas partes es muy atrayente, pues son tierras de maíz y no de maguey. Entre la abundancia de árboles, dominan el chopo, el fresno y el lomo. La Hacienda, que está a tres leguas de México, es un edificio de vastas e irregulares proporciones, enclavada en unos terrenos que rodean unos cerros de un negro azuloso. Pertenece a las señoras de Fagoada, de la Familia del Marqués del Apartado, millonarias y acaudaladas por sus haciendas y minas de plata…. La Hacienda contiene el usual "quántum" de muebles de todas las casas de campo… disfrutamos del lujo de los libros. Mi cuarto da a una bonita capilla, cuyo interior está cubierto con pinturas de santos y de vírgenes con lirios en las manos, y en donde suelen decir en la Iglesia del Pueblo de Tlalnepantla…

Tlalnepantla, que en idioma indio significa "entre tierras", pues los indios de dos barrios construyeron la iglesia, es una pequeña aldea con un templo antiguo; el curato, que ocupa los ruinosos vestigios de un convento; unas cuantas tiendas y una plaza en donde los viernes tienen su mercado los indios (el tianguis como le llaman). A todo lo largo de las veredas se levantan las chozas de los indios, con el acostumbrado piso de tierra el pequeño altar; filas de cacharros y toscas estampas en las paredes, las más de ellas de la Virgen de Guadalupe, y en un rincón una palma bendita. Cuando los hombres salen a los campos, la mujer permanece en el hogar con su progenie, robusta y casi en cueros, y un enjambre de perros aulladores".

(texto tomado de Tlalnepantla Tierra de En medio. H. Ayuntamiento de Tlalnepantla 1982-1984)
INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  El GRAL. ANASTASIO BUSTAMANATE EN TLALNEPANLA

Fue durante su tercera época como Presidente de la República (1839-1841), cuando el General Anastasio Bustamante, por circunstancias muy especiales, se hospedó por espacio de cinco días en Tlalnepantla, siendo su alojamiento el curato de la entonces Parroquia de Corpus Christi.

El Gral. Bustamante llegó a esta población el día 21 de Septiembre del referido año acompañado del Gral. Orbegoso. Por la tarde del día 25, en unión de sus tropas, se dirigió a la Hacienda de Lechería, invitado por el Gral. Paredes de Arrillaga, quien había llegado hasta allí para tener una conferencia privada con el Presidente.

Transcurridos esos cinco días, el General y su ejército regresaron a la Ciudad de México, dejando exhaustas de víveres a las escasas tiendas y despensas de los vecinos de Tlalnepantla.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  LOS PANTEONES DE GRANDES COMBATIENTES

La Batalla de Azcapotzalco del 19 de Agosto de 1821, fue la última ofensiva de la Independencia de México. Los panteones de las Iglesias de los pueblos tlalnepantlenses Xocoyahualco y San Lucas Tepetlacalco fueron participes al enterrar los cuerpos de más de 200 combatientes del ejército liderados por el viejo insurgente el "Pachón" Encarnación Ortiz y el teniente Manuel Arana pertenecientes a las filas de Anastasio Bustamante26.

"Con el tiempo en honor a esta batalla, se mandó a poner un busto de Miguel Hidalgo, donde hoy encontramos la Escuela Primaria y la Biblioteca, a un costado de la Parroquia del "Señor de la Preciosa Sangre" y cada 16 de Septiembre se llevaba una ofrenda floral al monumento y se hacía un homenaje"


C. ANTONIO ERNESTO CASTILLO MERCADO
INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  EL DUELO A PISTOLA DE IRENEO PAZ

Don Ireneo Paz, notable escritor tapatío y gran liberal combatió desde las columnas de sus periódicos El Padre Cobos y La Patria a los franceses a todo lo largo de la Intervención. Entre sus varias obras literarias destacó la novela histórica Amor y Suplicio. Un día el 28 de Abril de 1880, don Ireneo hubo de batirse en duelo por razones de credo político con el periodista don Santiago Sierra, pues ambos, desde las páginas de los periódicos La Patria y La Libertad, habianse lanzado algunas injurias. El duelo a pistola tuvo lugar en la Hacienda San Javier en Tlalnepantla, el cual culminó trágicamente con la muerte de don Santiago Sierra.


INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  DON GUILLERMO PRIETO GUSTABA DE PASEAR POR TLALNEPANTLA

Don Guillermo Prieto, en cantor de la musa callejera, tan amante de la vida popular en México, gustaba de visitar Tlalnepantla en plan de paseo. ¡Cuántas estampas debe haber ofrecido a la mirada perspicaz y a la pluma satírica y juguetona de "Fidel", el folklore de nuestra pintoresca villa de aquel tiempo!

De una de aquellas excursiones, cuya crónica apareciera en El Siglo XIX bajo el título de "Los San Lunes de Fidel", es este fragmento en el que Don Guillermo describe un paseo que hiciera a esta población el domingo 18 de febrero9 de 1878, invitado por su amigo Tirso Amores.
Escribía:

"Si no me quieres desairar, ni te importunamos por ser unos rancheros, iremos juntos a Tlalnepantla. Te esperamos".

"Pasamos estaciones, vimos cruzar pueblos y sementeras, jacales y árboles y, por fin llegamos al inesperado término del viaje. El gentío era inmenso, íbamos cortando nubes de polvo; desastrados jinetes nos atropellaban, los puestos de cañas y naranjas obstruían el paso; bajo una sombra, los barriles de pulque congregaban a la gente. Pasaba ya un hijo de Marte con sus demás de "Puffes" y sombrillas, y el resto de la parentela con sus sombreros como resplandores y sus tápalos de rayas sobre el fondo café. Ya un honrado artesano y sus tápalos de rayas sobre el fondo sus pitos y alzaba polvo con sus carretoncitos, ya el populacho alegre con sus perras y sus guitarras, y sus canastas para almorzar al aire libre".

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  "SOBRE LAS OLAS" EN TLALENAPANTLA

El genial compositor Juventino Rosas, nacido en Santa Cruz de Galeana, Gto., el 25 de Enero de 1868, escribió su inmortal vals "Sobre las Olas" en el pueblecito de Cuautepec El ALTO, cuando dicho lugar aún pertenecía al Municipio de Tlalnepantla, ósea en el año de 1888, pues sería hasta 1908 cuando pasara a formar parte dentro de la jurisdicción de la Villa de Guadalupe, D.F.

El inspirado músico, gloria del arte musical de México, auor de muchas magistrales composiciones que en su momento gozaron de gran popularidad, falleció en el Pueblo de Batabanó, Cuba, el 09 de Junio de 1894. Sus restos descansan en el sitio de honor de la Rotonda de los Hombres ilustres de la Patria.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  UNO DE TANTOS ESCONDITES EN LA REVOLUCIÓN

En tiempos revolucionarios, la Villa de Tlalnepantla fue alojamiento de los ejércitos zapatistas y sus contrarios, los carrancistas.

El Camino de Puente de Vigas fue uno de los caminos forzosos para que los combatientes pasaran hacia la Ciudad de México, desde la ruta Azcapotzalco-Tlalnepantla. El pueblo de Xocoyahualco por ende fue un tránsito ineludible, donde los combatientes hacían parada en las tienditas para llenarse de alimentos, y quedarse unos días en las tantas posadas que había "En el lugar de los árboles frutales".

"En la revolución, muchos ejércitos se quedaron en las Haciendas de Santa Mónica, de Echegaray, la de El Cristo en Xocoyahualco y en la de Careaga en el Rosario. Los de Xocoyahualco para protegerse de las balas, se escondían debajo de la leña, aunque muchos sí fueron fusilados, sobre todo en el Monumento al cura Miguel Hidalgo. De Hecho el Panteón del Pueblo se inauguró con el enterramiento de un General que fue degollado en esa rebelión".

C. Antonio Ernesto Castillo Mercado
INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

 

  SERAPIO RENDÓN ENTERRADO EN EL PUEBLO DE "LA LOMA"

Bien es sabido que el Diputado Yucateco Serapio Rendón enemigo del régimen Porfirista, luego de pronunciarse en un discurso ante la Cámara de Diputados en el que acusaba a Victoriano Huerta de los crímenes de Francisco I. Madero y José María Pino Suarez, fue aprehendido y llevado al Cuartel de Tlalnepantla y en ese lugar mientras escribía una carta de despedida a su esposa, el Coronel Felipe Fortuño Miramón le descargó su pistola en la cabeza, quien luego de una muerte instantánea, fue llevado al panteón de La Loma donde lo arrojaron a la fosa común. Era el 22 de agosto de 1913.

(En 1914 sus restos fueron trasladados al Panteón Francés).

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  LA FIESTA BRAVA EN TLALNEPANTLA

Suspendida la Fiesta Brava en el Distrito Federal a causa de un decreto expedido en el año de 1867 por el Presidente Lic. Benito Juárez, veto que el Gral. Porfirio Díaz y el Gral. Manuel González, se construyó en Tlalnepantla una nueva Plaza de Toros con cupo para 6 mil espectadores. El coloso, levantado en el corralón de Don José María Sánchez, fue inaugurado el domingo 26 de Abril de 1776.

Las corridas celebradas por aquellas épocas en la entonces Villa de Tlalnepantla, especialmente cuando actuaba Ponciano Díaz, constituían verdaderos días de fiesta para este pueblo, del que el célebre lidiador hizo uno de sus públicos favoritos.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  EL FERROCARRIL CENTRAL MEXICANO EN TLALNEPANTLA

En el año de 1880, una poderosa compañía norteamericana, de la que era Presidnete Mr. Thomas Mickerson, de la Ciudad de Boston, E.U.A., construyó la línea del Ferrocarril Central Mexicano, cuyos trabajos se iniciaron el 28 de Mayo de ese año con la edificación de la Estación de Buenavista en la Ciudad de México. Cuatro años más tarde, el 22 de Marzo de 1884, era inaugurada la vía y, el 10 de Abril, abierta al tráfico. Esta línea correría de la capital mexicana a Ciudad Juárez, Chih., contando con una extensión de 1, 970 km. Su paso sería por Ferrería, Tlalnepantla, Barrientos, Lechería, Cuautitlán, Huehuetoca, San Juan del Río, Querétaro, Celaya, León, Aguascalientes, Zacatecas, hasta terminar en Paso del Norte (Ciudad Juárez).

El paso del Ferrocarril de Tlalnepantla causó profunda sensación, habiéndose congregado todos sus habitantes en la estación Central, situada en terrenos de la Hacienda San Javier, a sólo medio kilómtero de ésta, para ver cruzar al magnifico convoy.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  EL FERROCARRIL CENTRAL "MONTE ALTO"

Bien comenzó el Siglo XX para los habitantes de Tlalnepantla y algunos pueblos de su jurisdicción, con la inauguración del Ferrocarril Central Monte Alto en el año de 1903. Dos años antes, don Ángel y Don Andrés Aguayo, dos mexicanos progresistas, habían obtenido la concesión para el establecimiento de una línea ferroviarias entre la capital mexicana y Villa Nicolás Romero (antes llamado San Pedro Azcapotzaltongo), en el Estado de México. La vía, de las llamadas Angosta, tocaría varios puntos importantes, de los cuales Tlalnepantla sería el principal. Se trataba de impulsar la industria y el comercio de una amplia región carente de comunicaciones, facilitándole el contacto con el Distrito Federal.

Aquel Ferrocarril tocaba los siguientes puntos: San Joaquín, La Magdalena, Ahuehuetes, Tenayuca, La Cantera, Tlalnepantla, Los ángeles, San Andrés, Calacoaya, Atizapán, Pedregal, La Colmena, Barrón, San Ildefonso, Nicolás Romero y Progreso Industrial.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  VENUSTIANO CARRANZA Y ÁLVARO OBREGÓN EN LA "TIERRA DE ENMEDIO"

Al triunfo del Ejército Constitucionalista, resueltos satisfactoriamente los Tratados de Teoloyucan, las fuerzas carrancistas pasaron por Tlalnepantla el 15 de Agosto de 1914. El primer Jefe y la oficialidad montaban espléndidos caballos y vestían de gala. Don Venustiano Carranza permaneció en esta Villa por espacio de algunos días, mientras el General Pablo González licenciaba a los soldados federales en diversos puntos del país, y el General Álvaro Obregón preparaba la entrada triunfal de Carranza en la Ciudad de México.

En Tlalnepantla fue visitado el Primer Jefe por muchas personas de la localidad, por comisiones de políticos de la capital y amigos que venían a felicitarlo. El General Álvaro Obregón se entrevistaba frecuentemente con él.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  LA HACIENDA "SAN JAVIER"

La Hacienda de San Javier constituyó desde lejanas épocas una importantísima fuente de trabajo en Tlalnepantla. Su gran establo con ganado lechero de lo mejor, sus extensos campos de cultivo y su industria pulquera, dieron ocupación a varias generaciones de trabajadores de este lugar. Eso sí, cuanto ganaban éstos lo dejaban íntegro en la tienda de raya de los patrones.

Por mucho tiempo la enorme producción de leche y pulque de esta Hacienda fue transportada hacia el Distrito Federal en carretas y guayines, más tarde sustituidos por trenes de "mulitas" que corrían por vía desde la propia Hacienda hasta Azcapotzalco.

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 

  HUESPEDES DISTINGUIDOS EN SAN PEDRO BARRIENTOS

San Pedro Barrientos es uno de los 19 pueblos tlalnepantlenses, que ha sido visitado por muchos personajes históricos y artísticos. Sin duda, su geografía y lo místico de su Castillo, le han dado una tremenda personalidad al poblado, para ser partícipe de innumerables reportajes como los de "México Desconocido" o "Ecoloco Cinevisión", y en películas mexicanas como la de "El Santo y Blue Demon vs Los Monstruos".

INSTITUTO MUNICIPAL DE LA CULTURA (UNIDAD DE INVESTIGACIÓN HISTÓRICA)

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¡Blog de Historias y Tradiciones!

Historias y Tradiciones

¡Ahora puedes contar la historia de tu familia, desde que se asentaron en alguna de las colonias de Tlalnepantla, o tu misma historia. Sólo tienes que ingresar tu nombre, tu edad y la colonia en donde vives y escribirnos todo lo que quieras contarnos…!

 
 
 
     
 
 
MÁS OPCIONES
Plug Ing Flash Adobe Reader
REDES SOCIALES
       
 
   
 
INFORMACIÓN
Archivo Histórico Municipal
Centro Civico y Cultural
"Sor Juana Inés de la Cruz”
Porfirio Díaz s/n esq. Francisco I. Madero Col. San Javier. Tlalnepantla, Estado de México
C.P. 54000.
Asistencia Telefónica 01-55-5565-1813
archivohistorico@tlalnepantla.gob.mx
Eres el Visitante N°.
 
Biografia Dr. Gustavo Baz Padra